PORQUE YO LO VALGO

Lo suyo es el es escrache, el grito, la pancarta y el acoso e intimidación del adversario. Lo suyo es Alfon y su mochila con explosivos, impedir por medio de la violencia que Rosa Díez hable con libertad en la universidad y cantar borrachos abrazados a los etarras en las herrikotaernas. Lo suyo es asaltar los cielos, mearse en los floreros y quemar los muebles del mismo como si fuera el Palacio de Invierno de los zares de Rusia. Pero, desde luego, lo mejor de sus personas no lo busques en la gestión eficiente del día a día o en trabajar por hacer crecer un país en el que, de entrada, ni siquiera creen. Los podemitas y afines, recién desembarcados en el gobierno, se las prometían muy felices, en tiempos de bonanza, marcando paquete contra sus fantasmas de siempre: lucha contra el machismo, contra la momia de Franco, contra la ultraderecha, contra el manspreading, contra la homofobia, contra la religión (católica)…´ Y a favor del lenguaje inclusivo, la memoria histórica, la okupación, los refugiados, el feminismo, y, en palabras de la directora del Instituto de la Mujer, Beatriz Gimeno, hasta “por la socialización de los placeres anales”. Para ello, tras engordar los ministerios todo lo posible, como antes hicieron con los ayuntamientos para que cupieran en ellos parejas, familia, amigos y vecinos varios, los bautizaron con unos nombres que, más que folclóricos, resultan ridículos. (A la espera del Ministerio de la Verdad Revelada,, que todo se andará) Pero pasó que se encontraron de bruces con la peor epidemia de la historia, y nosotros nos encontramos con que debían gestionarla unos activistas que en su mayor parte, salvo las manifestaciones y los escraches, jamás en su vida han pegado un palo al agua. Y todo esto con un ministro de Sanidad del PSC al frente, colocado ahí como cuota catalana, al que calificarlo de cero a la izquierda sería casi un elogio. El resultado lo conocemos de sobras. Somos el país que va a la cabeza del mundo en número de fallecimientos por habitante. Récord mundial. Entretanto, ruedas de prensa delirantes, desorganización digna de los Hermanos Marx, expertos que se comportan como políticos, políticos que se creen expertos, un general de la Guardia Civil sufriendo un “lapsus” en plena rueda de prensa al leer un documento, constantes timos en sus compras de material sanitario, mentiras, rectificaciones y cambios de criterio continuos -algunos de ellos sobrevenidos en cuestión de horas-, caos, caos y más caos. Y muertes. Muchas muertes. Muchísimas muertes. Lo curioso es que, al verse acorralados por los resultados de su nefasta gestión, han reaccionado como todos los regímenes de su cuerda: esconder los muertos debajo de la alfombra, censura a los medios, creación de un enemigo exterior como responsable último del desaguisado (“los BULOS de la extrema derecha”, a falta de judeomasones a los que cargar el muerto) y tratar a la oposición como si fueran ellos, y no el Gobierno de la Nación que asumió el mando único de la crisis desde el minuto uno, los culpables de este desastre criminal de proporciones dantescas.

Y lo que te rondaré, morena.

4 comentarios en “PORQUE YO LO VALGO”

  1. ¡¡¡ Bravo !!!
    ¿ Da usted su permiso para poder enlazar esta entrada de su blog en todas partes ?
    Por Favor

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.